“Fue una experiencia inolvidable”

Virginia Castagno es una de las jóvenes que viajó a Europa a través del programa de Intercambio de Rotary.

“Virgi” vivió dos meses en Sandkrug, en el norte de Alemania, ciudad ubicada a ocho minutos de Oldemburgo y a dos horas de Hamburgo.

Partió desde Argentina el pasado 16 de diciembre de 2017. El 17 arribó al país germano y estuvo allí hasta el 17 de febrero de este año. Luego emigró a España y el domingo 4 de marzo regresó a nuestra ciudad.

Su familia estaba compuesta por cinco personas: Papá, mamá, dos hermanos mellizos (Uno de ellos Majella, joven intercambista que vendrá a El Trébol en el mes de junio) y un hermano menor de cinco años.

Además, durante el primer mes, también vivió en esa misma casa un joven de la ciudad de San Jorge, quien hará el intercambio con el varón de los mellizos.

Un día en Sandkrug

“Me levantaba a las 6 de la mañana. Desayunaba y nos íbamos en bicicleta a la escuela. Volvíamos al mediodía, poco antes de la una y almorzábamos. Después, cuando podía, dormía siesta, aunque yo era la única. Ellos no duermen siesta”, manifestó Virginia.

“A la noche era raro que cenemos. Allá no es normal. Yo podía hacerme de comer lo que quería y en el horario que deseaba”, agregó.

“Como en Argentina, había pizzas o milanesas, que también comimos. Pero también probé muchas comidas típicas de allá y la verdad es que me gustaron. Tuve la posibilidad de degustar todo y me pareció muy rico”, continuó contando la joven de 17 años.

Viajes

Para la Navidad, “Virgi” recibió como regalo distintos viajes dentro de Alemania.

Conoció la ciudad de Oldemburgo y pequeñas localidades de la zona y también visitó la imponente Berlín, ciudad capital, distante a cinco horas de su lugar de residencia.

Durante toda su estadía en el país teutón, las temperaturas fueron bajísimas e incluso un día nevó.

Fuerte vínculo

“A pesar de que los alemanes son muy fríos, fue muy grande el vínculo que formé con mis padres y mis hermanos de allá. Hoy puedo considerarlos mi segunda familia”, explicó Castagno.

Agradecimientos

“Esto lo pude realizar gracias al programa de Intercambio de Rotary. Quiero agradecer también a mi familia que me ayudó muchísimo e hizo posible que pueda viajar y a todos los integrantes del Rotary Club El Trébol Solidario por el apoyo permanente”, remarcó.

“Gracias a esta experiencia pude nutrir mi mente, crecer y aprender acerca de otras culturas y otras realidades. Y también quiero decirles a los jóvenes que se animen, que se interioricen y conozcan acerca de este programa, porque lo que yo viví fue maravilloso”, finalizó Virginia.