Construyen un nuevo edificio de adoración en la ciudad en sólo siete semanas

En la ciudad de El Trébol, los Testigos de Jehová lograron construir su nuevo Salón del Reino en tan solo siete semanas.

¿Cómo lo lograron? Realizamos una entrevista con uno de sus integrantes para enterarnos de los detalles.

En Balcarce 544 de nuestra ciudad, ya existía un lugar de reunión y adoración de la congregación local. El antiguo salón, presentaba algunos problemas en las paredes (construidas a base de lodo), y el techo. A pesar de los esfuerzos en estos años por conservarlo en buen estado, era inminente un cambio. Con los permisos correspondientes, se procedió a la demolición total del salón para construir uno nuevo.

Proyecto: Construcción de Salones del Reino

Los testigos de Jehová, es una religión organizada con su sede central en los Estados Unidos y con diferentes sucursales en el mundo. Desde hace varios años, la organización lleva adelante proyectos de construcción de edificios dignos para adorar a Dios.

Este tipo de salones de construcción rápida, se realizan en promedio seis por día y ya llevan realizados 15.000 en todo el mundo, 50 por año en Argentina y Uruguay, donde sus oficinas locales están ubicadas en Buenos Aires. La demanda de salones se debe al alto aumento de personas con necesidad espiritual que buscan reunirse y aprender de Dios. Los proyectos constan de edificios estándar para albergar una x cantidad de personas. En El Trébol, se realizó el de mayor capacidad, su auditorio cuenta con 140 butacas.

Novedoso sistema de construcción

Steel Framing, es un sistema constructivo abierto en seco. David Frutos, integrante del grupo de la construcción, nos comenta en que consiste.

“Consta de una fundación base (platea), se continua con la perfilería metálica y luego se colocan diferentes placas de materiales aislantes. Del lado de adentro, placas de yeso, del lado de afuera, placas de rigidización OSB (Oriented Strand Board). Después, el revestimiento Siding en los laterales, placas de Superboard, revestimiento terminación y un toque estético con piedras en el frente. Por dentro, la iluminación es con luces led, cuatro equipos de aires acondicionados para frío y calor. Como las paredes son térmicas, se reduce el gasto de consumo energético”.

Además, cuenta con tres baños (Damas, caballeros y para discapacitados), salita de limpieza y sala de literatura. En las veredas se colocaron adoquines, rejas en el frente y la cartelería. El salón se entregó a la congregación con todos los mobiliarios necesarios, incluyendo las butacas y el sistema de sonido.

En El Trébol, la obra comenzó el 12 de junio y culminó el 28 de julio, un total de siete semanas de trabajo.

Servicio voluntario

La mano de obra es totalmente voluntaria. Los propios Testigos de Jehová ponen sus conocimientos, tiempo y amor para servir full time en las construcciones. En nuestro país, existen cinco grupos de construcción, comprendidos entre 18 y 20 personas que pasan alrededor de cinco a ocho semanas compartiendo el trabajo con los “hermanos” de la congregación donde se realiza el salón.

“Todos somos ministros religiosos. Una parte de nosotros se dedica exclusivamente a realizar salones del reino y mantenerlos, pero también predicamos y nos reunimos con la congregación. Y ademas, muchos de los que están aquí, son hermanos locales o de la región que se ofrecen para trabajar como parte de un servicio que le brindamos a Dios”, puntualiza Frutos.

Organizados

La congregación local colaboró con el grupo dando alojamiento en sus propios hogares, brindándoles todas las comidas (Desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y las viandas para sus cenas). De hecho, se alimentó a una “hermana” celíaca, con todos los cuidados que eso conlleva a la hora de cocinar. Cabe mencionar que se usaron las instalaciones del AMPIL, para albergar a los voluntarios para los desayunos y almuerzos. También se aprovechó las bondades del predio para momentos de esparcimiento.

Todos los días, hermanos de una localidad de la zona (Del circuito), llegaban para darles la comida –labor que se realizaba de martes a sábados– para que los testigos de la región tuvieran la oportunidad de atender a los voluntarios por un día.

Además, se les brindó el servicio de lavandería, en la obra siempre hubo sereno y guardias de vigilancia.

“Se necesitó mucha organización, sincronización y puntualidad para ejecutar diferentes trabajos a la vez. Pero todo se logró con total éxito. La clave está en trabajar como equipo, ser obedientes a las instrucciones, el interés genuino por el servicio y la unión de la hermandad, cualidad que sobresale de los testigos de Jehová”, expresó Frutos.

“Esto es común dentro de nuestra organización. Llegar a un lugar y los hermanos que no conocemos, nos están esperando y nos brindan toda su hospitalidad”, agregó.

La seguridad como factor fundamental

Un dato para destacar, es el especial cuidado en la utilización de los elementos de seguridad. Todos poseían sus cascos, antiparras, guantes, calzado apropiado y en algunos momentos, tapones para los oídos.

“Para nosotros la vida es muy importante. Los principios bíblicos muestran la santidad de la vida y como debemos respetarla. Por eso las normas de seguridad siempre las tenemos en cuenta”, señaló Frutos.

De hecho, el día sábado 30 de junio, todo el grupo visitante e interesados locales (40 en total), participaron de un curso de “R.C.P., Primeros Auxilios y Rescate”, tan necesarios en una obra de construcción, a cargo del Instructor de Cruz Roja y Bombero Voluntario, José Luis Sifuentes, también Testigo de Jehová.

¿Cómo se financia la obra?

“Se obtienen los fondos a través de donaciones voluntarias, que se realizan no sólo en este país, sino en todo el mundo. Esas donaciones globales, se van otorgando a cada lugar donde hay necesidad de construir este tipo de edificio. Las donaciones se hacen en las cajas de contribución voluntaria que están situadas en los propios Salones del Reino. No se hacen colectas, la persona si lo desea, dona. También, se puede ingresar al sitio web de la organización: www.jw.org, donde hay un apartado que enseña cómo hacer donaciones online”, respondió Frutos.

Todos trabajan

Otro punto para destacar es la igualdad a la hora de trabajar. No hay distinción de género. Mujeres y hombres trabajaron en forma unida. Hubo mujeres que tomaron palas, pinzas o martillos y hombres usando cucharones, delantales y cofias para hacer las comidas.

No era necesario tener muchos conocimientos, los voluntarios locales recibían una pequeña instrucción para realizar un trabajo específico para ese día, y así todos podían colaborar con algo.

Impacto social

“No es un tipo de construcción muy común en la zona, y el avance rápido de la obra hizo que a la gente le genere curiosidad y se detuvieran a mirar. Lo mismo ocurrió en los comercios, donde efectuábamos las compras, la gente aprovechaba para preguntar cómo lo hacíamos”, comentó Frutos.

Pero además, los miembros de la congregación recogieron experiencias similares. Muchos preguntaban por la construcción, otros sobre la cantidad de gente, otros se asombraban al saber que todos eran voluntarios, que nadie cobra sueldo y que el edificio se realizó con donaciones.

Invitación y agradecimiento

Los Testigos de Jehová, realizarán sus reuniones en un espacio más amplio, cómodo y seguro, a partir de este jueves 2 de agosto.

Todos los que deseen conocerlo, pueden acercarse. “Los salones son centros públicos de adoración a Dios. Cualquiera puede venir a conocerlo y a disfrutar de nuestras reuniones”, invitó David.

“Los días y horarios de reunión estarán a la vista, en el cartel ubicado fuera del Salón del Reino. La entrada es libre y gratuita; todos serán muy bien recibidos”, remarcó.

Horarios: Jueves 20 hs. y Sábado 19.30 hs.

“La congregación de los Testigos de Jehová de El Trebol desea agradecer a las autoridades de AMPIL por ceder las instalaciones, especialmente a Jorge Álvarez, Secretario de ATILRA Seccional Trébol”, expresaron.