David Cardozo se recupera tras el violento robo que sufrió en la ciudad de Rosario

David Cardozo es camionero y el pasado miércoles por la tarde sufrió un violento robo en la ciudad de Rosario.

Fue alrededor de la hora 17:30, en la Av. Circunvalación 25 de Mayo, entre Ayolas y Uriburu.

El hombre, de 40 años, viajó el martes para descargar cereal en “Playa Pérez”. Al día siguiente, cuando emprendía el regreso, sufrió un desperfecto en el camión y tuvo que detener su marcha.

Mientras intentaba solucionar el inconveniente para poder seguir viaje, fue abordado por cuatro jóvenes (De entre 15 y 16 años), quienes lo golpearon con un fierro en la cabeza y le robaron.

“Tenía problemas con el camión, levantaba temperatura y se paraba. Yo rogaba que no se pare en esa zona, pero tuve la mala suerte de que se paró, frente a una villa. Me bajé para echarle agua al motor porque se había evaporado. Levanté la visera para poner el agua, fui a buscar los bidones y cuando vuelvo y voy a abrir la tapa, tenía cuatro muchachos atrás mío”, comenzó expresando David, en una charla exclusiva con www.radioeltrebol.com.ar.

“Parecían amigables. Me preguntaron que me había pasado y se pusieron a charlar. Yo confié y pensé que no me iban a hacer nada. Vi que uno agarró uno de los fierros que yo uso para abrir la cabina. Me preguntó para que era y le dije, pero nunca imaginé que iba a usarlo para pegarme cuando me distrajera. Me agaché para levantar una abrazadera de una manguera que se había caído y ahí sentí un golpe muy fuerte en la cabeza”, agregó.

“Inmediatamente, se me nubló la vista. Cuando quise reaccionar, me agarraron con el mismo fierro del cuello, como ahorcándome. Me pedían la billetera y el celular. Yo quería hablarles para que no se lleven los documentos, pero no me dejaban hablar. Fue muy rápido y ni bien me sacaron la billetera y el celular, desaparecieron”, explicó el masculino acerca del lamentable episodio que le tocó vivir.

“Intenté parar a algunos autos que pasaban por ahí para poder llamar a la policía, pero nadie paró. Tampoco pasó ningún patrullero”, comentó indignado.

Así como estaba, emprendió el regreso

Conmovido y asustado por lo sucedido, logró encender nuevamente el rodado y continuó.

“Le eché la poca agua que tenía en el bidón, me lavé las manos y arranqué. No veía la hora de salir de Circunvalación y agarrar la autopista. Tenía un miedo bárbaro”, señaló Cardozo.

“Antes de llegar a la bajada de Roldán, se me paró de nuevo el camión. Ahí tuve que parar a un camionero porque me faltaba agua. Él fue el que me sacó las fotos (Las mismas se viralizaron en las redes), me dio agua y me prestó su teléfono para llamar a mi patrón y contarle lo que me había pasado. Me ayudó muchísimo. Pero no recuerdo ni su nombre ni de donde era”, añadió.

“Seguí viaje y llegué hasta San Genaro. Ahí me estaba esperando mi patrón. Ya venía perdiendo mucha sangre. Me llevó hasta el SAMCo y ahí me cosieron. Once puntos me hicieron. Y a El Trébol me trajeron en una ambulancia que me fue a buscar desde acá de la Clínica”, continuó relatando la víctima.

Internación y estudios

David llegó a nuestra ciudad ese mismo miércoles y estuvo internado en la Clínica “San Rafael” hasta el viernes a la tardecita.

Fue sometido a una serie de estudios para observar si había algún otro tipo de lesión en su cabeza, pero afortunadamente no.

“Estuve internado hasta el viernes. Me hicieron una tomografía para ver si tenía alguna fisura de cráneo o algún coágulo, pero gracias a Dios no tenía nada. Fue sólo el golpe”, puntualizó.

“Ahora tengo que estar en reposo por unos días. Tranquilo. Y seguir yendo en los próximos días a la Clínica para que me vea el médico y saber como evoluciona la herida”, finalizó Cardozo.

Hoy se recupera en su casa, acompañado por su familia y con el apoyo de sus amigos.

Es realmente tristísimo tener que decirlo, pero en la actualidad, se agradece el estar vivo y poder contar la historia…