Nuevamente denuncian que se arrojan bidones de glifosato en un Canal de la Región

Los Bidones en el Canal de Crispi

Un nuevo episodio de descarte irregular de envases de agroquímicos fue denunciado por trabajadores rurales. Se trata de un canal de desagüe tributario del canal de Sastre.

Un nuevo episodio de descarte irregular de envases de agroquímicos fue denunciado por trabajadores rurales. Esta vez el hecho se registró en Crispi, en un canal de desagüe tributario del canal principal Sastre, cuya cuenca descarga sus aguas en el río Coronda a la altura de Arocena.

El episodio se suma a otro denunciado recientemente por el jefe comunal de San Martín de las Escobas, Víctor Banchio, quien alertó sobre la aparición de bidones de glifosato e insecticidas en el mismo canal, pero en su jurisdicción (a unos 30 kilómetros aguas abajo), donde también se registró una gran cantidad de peces muertos.

En esta ocasión, el suceso fue denunciado por un contratista rural de Sastre que prefirió reservar su nombre y relató a este diario que en el mencionado canal encontró flotando 14 cajas de glifosato Max Sigma y diez recipientes de un litro del insecticida Voliam Targo, fabricado por la firma Syngenta y clasificado como de toxicidad media (banda amarilla).

“Es tan concentrado que el contenido de un solo envase de Voliam Targo diluido alcanza para tratar diez hectáreas de sembrado”, explicó el productor, sin poder contener la indignación por la conducta de quien descartó los contenedores de agrotóxicos en un curso de agua. “Esa acción es criminal si se tiene en cuenta que gran cantidad de familias utilizan estos arroyos y canales para recreación y llevan a sus hijos a pescar los fines de semana”.

Quien decidió deshacerse de esta manera de los envases con productos utilizados en plantaciones cercanas de soja o maíz, eligió un puente sobre el canal que permite el paso de un camino rural comunal que conecta con la ruta provincial 64. Su actitud, reñida con el Código Penal y la legislación de protección ambiental, amenaza a las personas que frecuentan con fines recreativos el curso de agua pero además contamina la fuente que, una vez en el río, es utilizada por numerosas poblaciones para abastecerse de agua para consumo humano.

Sobre el episodio ambiental aún no hay denuncias asentadas en sede policial o judicial, una instancia que no contemplan los vecinos del lugar. “No reciben las denuncias sobre estos casos porque no hay posibilidad de saber quién fue el responsable. Salvo que lo encuentren en el momento”, indicaron.

Para los vecinos consultados, todos productores agrarios, los vendedores de agroquímicos deberían responsabilizarse del retorno de los envases y su posterior tratamiento. “No es posible que quede a criterio del productor disponer del destino de los bidones. Son muy pocos los que los lavan y los entierran como dice la ley. Algunos los queman, otros los almacenan y los venden a recicladores informales y otros le tiran el problema a los demás, como en este caso”, argumentaron. De acuerdo a las normas vigentes, los envases de agroquímicos deben someterse a un triple lavado y ser enterrados.

Antecedentes. Si bien para los pobladores estos episodios ocurren con frecuencia, pero no llegan a conocimiento de las autoridades porque no se denuncian, este diario publicó dos hechos similares ocurridos en San Martín de las Escobas en 2010 y en diciembre último. En ambas ocasiones se registró mortandad de peces en el canal Corralito e intervinieron autoridades locales y provinciales, aunque no se identificó a los responsables.

La detección de niveles de exposición a los contaminantes y una concreta regulación del vertido de los productos en el ambiente son tareas que deben afrontar el Estado antes de que sea demasiado tarde.

 

 

Fuente: www.infosastre.com.ar