“Manos poderosas” está elaborando las cortinas del Centro Integrador Comunitario

La vida del CIC no se detiene y continúa, con distintas propuestas activas y a disposición de la comunidad.

Con la misma dinámica y objetivos, el proyecto “Manos Poderosas” sigue trabajando y empoderando a quienes lo componen, dando herramientas y ayudando a construir un mejor futuro, no sólo en lo económico, sino también en lo social y personal.

Comenzaron elaborando trapos de pisos y tapices, luego delantales y ahora, las cortinas para todos los ventanales del Centro Integrador Comunitario.

“Hace más de un mes que venimos trabajando con las cortinas. Antes lo hacíamos con los delantales y trapos de piso, pero tuvimos un inconveniente con la máquina así que le dimos otro enfoque”, afirmó la psicóloga Cecilia Sbrascini, quien forma parte del equipo de profesionales junto a Evangelina Aimetta y Federico Luque.

“Vamos a seguir trabajando en esto, ofreciendo este servicio a la comunidad porque les hace muy bien, les gusta y queremos ir aprendiendo todos juntos. Hay objetivos que nos estamos planteando a mediano y largo plazo y por supuesto, son consensuados con ellas”, explicó sobre las tareas que realizan y la proyección a futuro.

El quehacer cotidiano

La mujeres llegan al espacio todas las mañanas cerca de la hora 9 y se quedan hasta el mediodía. Allí, antes de comenzar desayunan y si quieren o no, pueden dejar a sus hijos en el CAF Nº 17 o con familiares, los llevan sin ningún tipo de inconvenientes. “Se trabaja de forma grupal, con toda la gente del CIC, acompañando y aportando”, señaló la profesional.

“Manos poderosas” recién está arrancando, pero ya se puede ver la potencia que hay y que puede ser muy importante para el fortalecimiento de las mujeres en situaciones de desvalimiento. “Nuestra idea es sumar más mujeres e ir fortaleciéndonos todos. Queremos juntarnos y que este espacio sea pensado para hacer actividades que no estén relacionadas solamente a la autogestión, sino que también tengan un contenido y que se trabaje en ello”, relató sobre el desarrollo interno y las ideas que se van cristalizando.

Desde el grupo profesional se proyecta profundizar en las cuestiones mencionadas, para empoderar y acompañar, con el objetivo de “poder ir alojando a nuevas mujeres en la medida que se fortalezcan los lazos y que se puedan pensar en actividades cada vez más direccionadas, por un lado la autogestión, y por el otro, el empoderamiento, construyendo subjetividades nuevas”.

“Aprender, poder transmitir desde este lugar, desde esta institución la posibilidad de inclusión de las personas, respetando las singularidades y fortaleciendo a cada una de ellas”, cerró Sbrascini.