Bomberos rescataron a un caballo que cayó a un pozo

Un particular episodio se registró en la ciudad en la mañana de este jueves.

Fue cerca de la hora 10, en una vivienda de calle Seguí al 1200.

Allí, un caballo que estaba en el patio de la casa cayó dentro de un pozo de unos tres metros de profundidad.

Después de un arduo trabajo de más de una hora, los Bomberos lograron rescatar al equino, el cual no sufrió lesiones de consideración.

En el lugar, también prestaron colaboración el Veterinario Darío Storti, efectivos de la Comisaría IV y personal del Departamento de Tránsito.

La palabra de Corsalini

“Recibimos el llamado por la caída de un caballo dentro de un pozo en el patio de una casa por calle Seguí. Nos llegamos hasta el lugar y nos encontramos con un pozo de unos tres metros de luz, con barro y agua en la parte de abajo. El caballo estaba bien, pero cuando empezó a ver bastante movimiento se puso intranquilo. Por ello es que contamos con la colaboración de Darío Storti, quien nos dio una mano. Renegamos por una cuestión de que no es fácil trabajar en un pozo con un caballo adentro, pero se portó muy bien. Sabemos que es un caballo manso y eso nos facilitó bastante”, comenzó explicando el Jefe del Cuerpo Activo local.

En continuado y a la hora de referirse al accionar para sacar al equino del pozo, Mariano dijo: “Alternativas hay un montón y hay que ir probando cual es la que realmente nos da más resultado. No fue fácil porque el caballo tenía una parte de la panza enterrada en el barro y eso nos dificultaba meternos para poder pasarle las lingas por abajo. Pero después de tanto probar, tuvimos suerte de que lo pudimos lingar, no zafó y eso llevó al éxito”.

Para finalizar, Corsalini señaló: “Para nosotros es una satisfacción muy grande. Estaba comprometido porque en el centro del pozo había una columna de cemento de una cañería del pozo en sí y el caballo no tenía mucho lugar, por lo que por momentos se alteraba y se golpeaba la panza. Ahí corríamos el riesgo de que el caballo se lastime. Por suerte, el caballo salió ileso, lo pudimos controlar y sacarlo caminando. Eso es una gran satisfacción”.