Una terapia para el alma

Sólo basta ver las imágenes para darse cuenta que el Centro de Equinoterapia funciona de manera excelente.

Con un clima positivo, cargado de alegría, ternura, afecto y muchos otros buenos sentimientos, cada lunes y viernes el centro abre sus puertas con el objetivo de lograr un mejor bienestar para los chicos que son parte de esta propuesta.

En el Predio de “Herencia Santafesina”, donde se desarrolla la actividad, el grupo de trabajo se ocupa de ayudar a los niños y jóvenes de entre 3 y 21 años que presentan algún tipo de discapacidad.

Los profesionales que llevan adelante este proyecto son la psicóloga Victoria Bonelli, el kinesiólogo Nicolás Bruno y la psicopedagoga Angelina Molinero. También participan y son parte importante, el personal ecuestre Raúl Sosa y Liliana Santich.

El equipo lleva adelante un trabajo minucioso, realizando un abordaje terapéutico pensado en particular para cada alumno. Las acciones se realizan tanto arriba como abajo del caballo, aplicando conocimientos técnicos pero además, ese amor y dedicación que une y permite progresar y mejorar en cada jornada.