ROSSI – BONELLI – Audiencia de mediación

A comienzos del mes de octubre pasado, el secretario de Obras, Servicios Públicos y Gestión Ambiental, Gilberto Bonelli, intimó al concejal Gustavo Rossi por calumnias e injurias, luego de una entrevista brindada por el edil en un medio de comunicación local.

A raíz de ello, en la tarde de este lunes se realizó una audiencia de mediación en un estudio de calle Juan XXIII al 900, a la que ambos asistieron acompañados de sus representantes legales.

Tras la misma, dialogaron con la prensa.

“En 43 años que tengo, nunca había recibido, ni mucho menos enviado, una carta documento. A mí me enseñaron que para ganar dinero hay que trabajar”, comenzó expresando Rossi.

“Hay que entender que en esta ciudad hay democracia. Debe haber libertad de opinión, libertad de expresión y creo que es posible poder disentir con el Ejecutivo algunas veces”, agregó.

La palabra de Rondina

“Bonelli considera que sufrió daños y perjuicios por las críticas que el concejal Rossi le dirigió. Nosotros reivindicamos el derecho que tienen los ciudadanos y más aún los concejales de criticar a los funcionarios del Ejecutivo. La crítica que le molestó, que era que ‘no conoce una pala’, es una forma simpática de decir que no es una persona competente para el cargo que ocupa y que no conoce la especialidad a la que debería ocuparse, que es la Obra Pública”, manifestó el abogado del concejal de la UCR.

“La verdad es que la Corte Suprema de la Nación, así como la Corte Interamericana y así como la Ley, después de lo que fue el fallo Kimel, no sólo despenalizaron la crítica a los funcionarios públicos, sino que las Cortes han dicho que el debate público puede ser áspero. Cuando uno asume ser funcionario público y recibe su sueldo de los impuestos, tiene que aguantarse las críticas, que pueden ser más o menos fuertes, más civilizadas o más guarangas, pero tiene que tolerarlas”, profundizó.

“Si hay gente, como el contador Rossi, que considera que el señor Bonelli no está en condiciones de desempeñar la función que le fue encomendada, tiene derecho a decirlo. La Ley 2756, Ley de Municipalidades, dice expresamente que los concejales, en el ejercicio de su función, pueden criticar a cualquiera y que tienen inmunidad de opinión. ¿Por qué entonces ellos piensan que esta es una cuestión de daños y perjuicios? Porque enfocan todo desde un punto de vista económico. Y no es así como está dada esta discusión. La discusión acá es si los ‘trebolenses’ pueden o no criticar a sus autoridades o si los concejales pueden criticar al gobierno o tienen que limitarse a felicitarlo”, continuó el Dr.

“Ellos ahora tienen que decidir si van a seguir con su juicio de daños y perjuicios, a pesar de lo que dicen la Ley y la Constitución o si van a re-enfocar esto. Nosotros les pedimos que se retracten, que reflexionen y que acepten que para seguir ejerciendo como funcionarios públicos y más ahora que el señor Bonelli quiere ser candidato, tienen que estar preparados para soportar algún nivel de críticas. Si es todo felicitarnos, todo el mundo sería funcionario público. Sos funcionario público y recibís un salario para aguantar que los vecinos te critiquen. Entonces hace lo mejor que puedas tu función y aguantate las críticas cuando no la haces”, señaló acerca de los pasos a seguir.

“Si ellos no entran en razón, tendrán derecho a empezar juicio. Ahí veremos si los concejales son libres de criticar a los funcionarios del Ejecutivo o si lo tienen prohibido”, cerró Rondina.

Lo que dijo Bonelli

“No era mi intención hacer pública esta situación. Hoy por hoy, cada uno tiene problemas en su casa como para que nosotros como funcionarios tengamos la irresponsabilidad de trasladar nuestros problemas, que en definitiva terminan siendo personales”, comenzó diciendo el secretario.

“Lamentablemente, no hemos llegado a un acuerdo y ahora evaluaremos con los patrocinantes que en este caso me están acompañando para ver cuales son los pasos a seguir”, añadió.

Por su parte, el abogado Sergio Bolatti remarcó: “Este es un tema que lamentamos que se esté haciendo público porque no corresponde. Acá la problemática es que a Gilberto lo han lesionado en forma personal. No se han vertido problemáticas que tienen que ver con su función, sino que lo han agredido en forma personal. Todos lo conocen. El tiene hijos chicos, su padre y toda su familia, que se ve perjudicada y lo que estamos discutiendo es exclusivamente eso. Pretendemos que los problemas políticos no se personalicen”.

“Lo único que pretendía Gilberto es que Rossi plantee en los medios que se había equivocado, que había cometido un error. Lo que sí podemos decir es que el colega ha faltado a la verdad. Aquí tenemos un acta en la que se puede ver que nosotros no dilatamos ningún plazo. Vinimos en diciembre a esta audiencia, ellos no se presentaron y después telefónicamente nos pidieron que cambiemos la fecha porque estaban imposibilitados de venir. Nosotros accedimos a eso y por eso estamos hoy acá”, ahondó.

El funcionario retomó la palabra y soltó: “A Rossi simplemente le dije que a mí me había afectado personalmente e incluso tuve un episodio de salud algunos días después. Pero sinceramente no me parece correcto expresarlo y creo que es una cuestión que tenemos que definir en lo privado. Lo único que yo pedía era una disculpa, por respeto a mi familia, a mis compañeros de Gabinete y a la gente misma. Y esto no tiene nada que ver con una cuestión económica como se trata de hacer creer en algunos lugares. De hecho, lo primero que nosotros planteamos hoy fue esa situación, que con una disculpa pública quedaba totalmente subsanado el tema”.

“Lamentablemente, no la quieren hacer y bueno, continuaremos porque está mancillado mi nombre. Yo ‘laburo’ todos los días. Me levanto a las seis de la mañana y no se cuantos funcionarios y actores políticos lo hacen. Trabajo hasta la hora que me llamen y si me llaman a la madrugada me levanto o va alguno de mis compañeros. Entonces, que se trate de minimizar mi trabajo, desde una cuestión de falta de respeto hacia mi persona, sinceramente no lo voy a permitir”, destacó.

“Es una cuestión que no tiene que trascender, pero lamentablemente la hicieron pública. Cuando nos atacan, nos tenemos que defender. Hubiera sido muy simple seguir una guerra mediática, la cual le hace mal a todo el mundo. A partir de ahora, seguiremos de acuerdo a lo que consideren oportuno nuestros asesores legales”, finalizó Bonelli.