Continúa la bioconstrucción en el CIC

Tiempo atrás, comenzó a llevarse a cabo un interesante proyecto con los jóvenes del programa de inclusión que asisten al Centro Integrador Comunitario.
Se trata de la bioconstrucción, que brinda múltiples beneficios a la hora de construir una vivienda, pensando en la necesidad de hábitat, en el cuidado del medio ambiente, en utilizar recursos que el mismo ecosistema provee, en la naturalidad de la misma, en acotar la contaminación, entre otros.
Por estos días, en el CIC, se continúa con la puesta en marcha de una primera experiencia, que tiene que ver con la construcción de un depósito y que avanza a buen ritmo.
“La idea surgió de una charla que una vez habíamos tenido con Gabriel Malano, quien nos manifestaba que este tipo de construcciones eran construcciones baratas, quizás para la gente que no tenía la posibilidad de acceder a otras viviendas”, comenzó manifestando Evangelina Aimetta, quien forma parte del equipo de trabajo.
“Después surgió la posibilidad de hacer un taller de bioconstrucción en San Martín de las Escobas y decidimos sumarnos con Alexis Leiva, quien sabe mucho también del tema y participó de varios encuentros”, agregó.
“A su vez, íbamos charlando de que para que la gente crea en este tipo de construcciones, era necesario que la vean. Entonces ahí empezó a surgir la idea de poder construir algo en el CIC, al estilo de un depósito, que por ahí es lo que hace falta para guardar las herramientas que se utilizan para la huerta y demás”, acotó “Nina”.
“Después de hacer el curso, de pensarlo y de hablarlo con ‘Carlitos’ Lépore, surgió la posibilidad de que pueda ser una actividad más para el programa de inclusión. Así fue que empezamos a armar un equipo de bioconstrucción”, se explayó.
La puesta en práctica
“Convocamos a ‘Gaby’ Malano, quien hizo su casa de esta manera y a ‘Pipa’ Leiva, nos empezamos a juntar en enero con todo el equipo, sumando a ‘Cami’ Fernández y ‘Fede’ Luque y comenzamos a planificar las cosas que hacían falta para la construcción del depósito”, explicó la trabajadora social.
“Es una alternativa ecológica, comunitaria y económica. Comunitaria porque vemos que para salir de la crisis en general y de la crisis habitacional, nos tenemos que unir como comunidad. Por eso lo que se proyecta es que, más allá de la construcción del depósito, se puedan formar Cooperativas de Familias, que se autoconstruyan sus viviendas. Es decir, que contando con la guía de alguien que sepa de bioconstrucción, puedan levantarse sus casas”, profundizó Aimetta.

Avances
“Ya se armó toda la estructura y lo que estamos haciendo en estos momentos es empezar a levantar las paredes. Siempre con la guía de “Gaby” y de “Pipa”, quienes participan de manera voluntaria y son quienes nos van indicando los pasos a seguir. Con ellos nos juntamos los fines de semana y los días feriados. Hay cuatro o cinco familias que están participando de manera activa en la construcción y que apuestan a poder construirse sus viviendas de esta manera, más los chicos del programa de inclusión”, remarcó.
“Ahora, se están levantando las paredes de quincha, con un material que es barro mezclado con paja de moha. Después, le va el revoque grueso y por último un revoque fino”, ahondó Evangelina.
Los beneficios
“En el sur del país y en Córdoba, hay muchas bioconstrucciones, que se vienen implementando desde hace ya 20 y 30 años. Y es un poco recuperar técnicas ancestrales, porque hace alrededor de 200 años que llegó el cemento a nuestro país y antes las construcciones eran en barro. Entonces ahora se está recuperando ese saber”, señaló.
“La bioconstrucción utiliza los recursos con los que cuenta la ciudad. Por eso es económica. Y al ser térmicas, ahorran energía. En verano no tenés que gastar para refrigerarte ni en invierno para calefaccionar. Además, se puede complementar la bioconstrucción con el tema de los termotanques solares y un montón de otras cuestiones, que también hacen a una mejora de la calidad de vida y a un ahorro de energía”, dijo la profesional.
“Como se utilizan recursos naturales y que tenemos a disposición, no se utilizan productos industrializados ni tóxicos, por lo que también son casas saludables”, añadió.

¿Cuál es la finalidad principal de esta iniciativa?
“El proyecto apuesta a que aquellos sectores que quedan por fuera de los programas habitacionales que están vigentes actualmente puedan acceder a una vivienda digna y que puedan habitarla. Una vivienda que sea confortable, linda y económica. Y además, que la puedan construir en comunidad. Ese es el objetivo principal”, concluyó “Nina”.