Acto en memoria de Alejandra Cugno

A 10 años del femicidio de la docente Alejandra Cugno, este miércoles se realizará un acto en su memoria.

Integrantes de “Mumalá” y “Libres del Sur” organizan la ceremonia en la Plaza Vignone de Cañada Rosquín, a las 16:30 horas, bajo el lema “No Olvidamos. Ni Una Menos”. Todos invitados a participar.

Recordamos la historia de uno de los episodios más conmovedores y terribles que sucedió en nuestra región.

La trágica historia

El 6 de julio de 2009 el país sólo pensaba en una cosa: la pandemia de gripe H1N1. En el centro oeste santafesino los jefes comunales, intendentes y legisladores de varios departamentos exigían en una reunión realizada en Carlos Pellegrini, que la provincia y la Nación extremaran las medidas preventivas. A la misma hora y a pocos kilómetros de allí, se desarrollaba el plan más siniestro de la historia criminal de la región que tuvo fuerte impacto a nivel nacional: el secuestro y posterior muerte de la directora de la Escuela Nº 268 Gobernador Luciano Molinas, de Cañada Rosquín, Alejandra Cugno.

La gripe ocupaba la mayor dedicación de los medios nacionales y provinciales pero al caer la tarde de ese lunes, el interés mutó a la desaparición de la maestra, oriunda de San Martín de las Escobas y residente en San Jorge, que había salido a las 17.30 de su lugar de trabajo en Cañada Rosquín y no había regresado a su casa, donde la esperaban su hijo Mateo de 5 años y su madre Belkis.

No era común que el caso de una desaparición repercutiera en tan poco tiempo, pero Belkis a las 19 de ese día, además de explicar la ausencia, detalló a los agentes de la comisaría 2ª de San Jorge sobre la rigidez en la conducta de Alejandra. “No daba un paso sin avisar porque el nene quedaba a mi cuidado. Si se demoraba, avisaba por teléfono. Pero ese día no contestó ningún llamado”, dijo entonces la madre a este diario.

Esto alarmó a los investigadores que inmediatamente lanzaron el protocolo de búsqueda. A través del rastreo del teléfono celular, lograron determinar que el aparato fue utilizado con dos chips distintos en horas en que la maestra ya estaba desaparecida. Además establecieron el recorrido que hizo quien portaba el celular y el nombre de los titulares de los dos chips utilizados. En ambos casos las pesquisas arrojaron que éstos habían sido vendidos a José Luis Baroni, un changarín rural domiciliado en Piamonte cuya descripción coincidía con la del hombre que dos camioneros vieron subir al auto de Alejandra, aquel fatídico 6 de julio.

Mientras tanto comenzaron los febriles rastrillajes para tratar de encontrar a la directora. La búsqueda, realizada por bomberos, policías y voluntarios abarcó los departamentos San Martín en nuestra provincia y San Justo en Córdoba. Se utilizaron vehículos terrestres, aéreos y brigadas caninas.

El mediodía del 9 de julio la policía allanó la casa de Baroni. Allí aparecieron pertenencias de la maestra: una cartuchera, cuadernos y útiles que fueron reconocidos por las compañeras de Cugno. También se secuestraron las llaves del auto de la maestra, un Fiat Duna blanco. El sospechoso no estaba en la casa. El Fiat de Alejandra apareció cerca de la terminal de ómnibus de San Francisco, su ropa y otras pertenencias en el aljibe de una fábrica de quesos abandonada de esa ciudad y a la vera de caminos rurales. Faltaba dar con el paradero de la maestra.

En los últimos tiempos, Baroni había trabajado como banderillero de un hombre que hacía fumigaciones. Los investigadores se inclinaron por seguir uno de los patrones clásicos a la hora de auscultar estos casos: un asesino oculta a su víctima en los lugares que conoce y cree seguros. Decidieron repasar entonces los campos donde “El Puma” Baroni había trabajado en los últimos tiempos. Así dieron con una casa abandonada cuyos alrededores habían sido invadidos por un bosque de paraísos y moras silvestres. Próximo a la casa, el pozo sin el brocal, ramas y chapas que acusaban un vano intento de ocultar su existencia.

Al mediodía siguiente, el juez José Manuel García Porta, quien tenía a cargo la investigación, explicó a representantes de los medios nacionales y de la región los avances en la pesquisa y mostró una fotografía de Baroni para que pidan colaboración a la población y así intentar dar con su paradero. En ese trámite el subjefe de la Unidad Regional XVIII le habló sigilosamente al oído. Inmediatamente el juez se refirió a los presentes y anunció: “Me avisan que hallaron el cuerpo de una mujer en una vivienda rural del distrito Landeta”.

La multitud de periodistas, policías y familiares se trasladó hacia ese lugar, cercano al límite de la provincia de Córdoba. Dos horas después de trabajar allí, el juez anunció a la prensa que el cuerpo encontrado pertenecía a Alejandra Cugno.

Antecedente

Esa misma tarde, la remisera Elena Banz, de Devoto, Córdoba, reveló que ese crimen podría haberse evitado si la Justicia cordobesa hubiera actuado en su momento. Dijo que Baroni, que vivió en ese pueblo, se fue de allí a los 24 años, después de atacarla, abusar sexualmente de ella y golpearla hasta considerarla muerta al borde un camino rural. Aquella vez la mujer pudo recuperarse, zafar de las malezas con las que “El Puma” intentó tapar su cuerpo y pedir ayuda en una casa de campo. “Después nunca más supe de él hasta que hoy vi su foto en los medios”, contó.

El ataque a Banz jamás fue esclarecido. El agresor huyó y comenzó a viajar por diferentes pueblos de Santa Fe y Buenos Aires. “En esa provincia me hicieron un documento falso”, dijo Baroni —también apodado “El Colorado”— durante su declaración en el juicio. Fue lo que le permitió continuar su vida bajo el nombre de Carlos Roque Ferreyra. Así deambuló unos 15 años, vivió en pueblos y parajes santafesinos y cordobeses en los que se dedicó a tareas rurales hasta que se instaló en Piamonte, donde se casó con Ramona Graciela Muñoz y tuvo cinco hijos.

Baroni había salido el lunes 6 de julio de 2009 de su casa con la excusa de ir a ver un trabajo, pero sus intenciones eran otras. La obsesión que tenía por Alejandra Cugno —a quien conocía previamente— lo llevó al acceso que une Cañada Rosquín con la ruta 66. Sabía que allí se cruzaría con la maestra ya que era su camino habitual para volver a su casa en San Jorge. “El Colorado” le hizo dedo y Alejandra, acostumbrada al devenir de las maestras rurales por las rutas, lo levantó. En un camino rural transversal a la ruta 66 entre Cañada Rosquín y Carlos Pellegrini, Baroni la obligó a bajar del auto a punta de cuchillo y la encerró en el baúl. Desde allí la trasladó a un campo de Landeta para someterla sexualmente. Los investigadores apuntaron que Alejandra se resistió en todo momento. Encontraron marcas de golpes en el interior del baúl del Fiat que había comprado pocos meses antes.

Aseguran que ante la negativa de satisfacer sus deseos y a pesar de las súplicas, Baroni la desnudó y la golpeó sin piedad. Luego, desvanecida, la tiró al antiguo pozo de agua y derrumbó el brocal para taparla. Después atravesó varias localidades santafesinas y cordobesas y en el medio de su raid abandonó las pertenencias de Alejandra para borrar las pistas. Baroni cayó en San Justo, cuando su foto recorría todos los medios de comunicación del país como sospechoso del crimen y cuando pretendía huir hacia Malabrigo, en el norte santafesino.

Fue imputado por abuso y asesinato y, a menos de una semana de cumplirse el primer aniversario del crimen, fue condenado a prisión perpetua en fallo unánime por haber sido el único autor de los delitos de rapto, abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa, homicidio doblemente agravado por criminis causa y alevosía, hurto calificado y defraudación por estelionato. En noviembre de ese año la Cámara de Apelaciones confirmó la sentencia. Desde entonces está alojado en el penal de Coronda. “Nadie nos devolverá a Alejandra, pero tenemos la tranquilidad de que se hizo justicia y el culpable de que ella no esté con nosotros enfrentará ahora un castigo acorde con lo que hizo”, señaló una compañera de Cugno, quien junto a otras cincuenta maestras del departamento San Martín, escucharon, visiblemente emocionadas, la lectura del fallo.

 

Fuente: www.lacapital.com.ar