HANTAVIRUS – ¿Cómo prevenir el contagio y cuáles son los síntomas?

En las últimas semanas, en Argentina, se han identificado cuatro regiones endémicas del Hantavirus: En el norte (Salta y Jujuy), en el centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), en el noreste (Misiones) y en el sur (Neuquén, Río Negro y Chubut), en este último, con casos fatales.

Ante esta realidad, siendo Santa Fe una de las provincias en alerta, es preciso informarse y conocer que debe hacerse en la rutina diaria para mantener una prevención adecuada.

Desde Área de Seguridad Alimentaria y Gestión Ambiental Municipal, se brindan los consejos y recomendaciones a tener en cuenta para evitar mayores problemas.

¿Qué es el Hantavirus?

Es una enfermedad viral aguda grave, causada por el Virus Hanta.

Los ratones silvestres (principalmente los colilargos) lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, heces y orina.

¿Cómo se transmite?

  • Inhalación de heces u orina. Cuando respiramos ambiente contaminado en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales).
  • Contacto directo al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces u orina.
  • Mordeduras por roedores infectados.
  • Vía interhumana por transmisión entre personas a través del contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntoma (vía aérea).

¿Cuáles son los síntomas?

Fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Después de varios días puede haber dificultad respiratoria.

Es necesario, como en toda enfermedad, que no se automediquen. Las personas que presentan síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.

¿Cómo prevenir el hantavirus?

  • Elija lugares limpios y libres de matorrales y pastizales.
  • Guarde alimentos en envases resistentes y cerrados. No deje ollas y utensillos al alcance de los roedores.
  • Camine por senderos habilitados. No camine descalzo.
  • Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.
  • Realizar limpieza con lavandina o cloro. Ventilar.
  • Consumir agua potable, limpiar latas, botellas y sachets antes de su consumo. No beber ningún líquido directamente de las latas o botellas.
  • Si encuentra un roedor vivo utilice tramperas o veneno para roedores.
  • Si encuentra un roedor muerto rociarlo con lavandina junto con todo lo que pudo estar en contacto. Esperar 30 minutos y recogerlo con guantes. Enterrarlo a más de 30 cm. de profundidad o quemarlo.