La nueva vida de Hugo Gaido

A continuación, compartiremos una gran nota realizada por nuestros colegas de Canal 2 a Hugo “Manzanita” Gaido acerca de su nueva vida.

Hugo está internado en la clínica del Dr. Alberto Cormillot desde hace mas de cinco meses. A lo largo de la entrevista emitida en Canal 2, narra su historia, en definitiva, la vida de una persona con sobrepeso.

“Lo mío es una enfermedad hereditaria. Los Gaido somos todos gordos y esta es una pelea que tengo que dar día a día. Es la lucha de las personas con obesidad”, comienza contando “Manzanita” y agrega: “El gordo siempre se trata de esconder. Yo estuve encerrado en mi casa prácticamente durante un año tirado en la cama”.

“Yo vi la luz y escuché un timbre. Ese día, cuando me desperté, le dije a mi señora y a mi hija que quería ir de Cormillot. Llamé a mi mamá y le comente la decisión que había tomado y ella me dijo ‘hace dos meses llamé para que te internen'”, explica Hugo y se le llenan los ojos de lágrimas. “Llamé al doctor y me dijo ‘¿qué estás esperando? Vení a internarte. ¿O te vas a quedar tirado en la cama esperando la muerte?'”.

El día de la internación

El 10 de enero de 2019 se internó. “Ese día, vino Fernando Vagliente con su remis para llevarme a Buenos Aires. Cuando subí al auto, me desmayé. Llegué a la clínica con 18 de presión. El doctor me dijo que si seguía así, sólo me quedaban tres meses de vida”, rompe en llanto Hugo, ante la mirada de “Chani”, su esposa y su hija Melina.

“Pasé navidad, año nuevo, mi cumpleaños y pascuas sólo, sin mi familia. Fue muy difícil, pero no me quedaba otra alternativa. Me estaba muriendo”, expresa. Antes, se dedicaba al transporte de pasajeros. “Había tenido que dejar de manejar porque me quedaba dormido. Cuando mi señora y mi hija se iban a trabajar, yo no podía hacer nada. Estaba acostado. Ya no me podía levantar. No podía caminar”.

Hugo siempre fue una persona con sobrepeso, pero en los últimos años se le había escapado de las manos, principalmente después de la muerte de su padre, cuando engordó cerca de 100 kilos en siete años.

“Cuando llegué a la clínica estaba pesando 235 kilos. Hacía cerca de un año que no caminaba. Los primeros dos meses de internación seguí tirado en la cama. No podía caminar, me dolían mucho las piernas, principalmente la cintura. Un día, se reunieron los doctores y dijeron ‘¿Qué hacemos con Gaido?. Los análisis le dan bien, pero no quiere caminar’. Así que me dieron tres alternativas: O no me daban mas de comer, o me venía a El Trébol para morirme o caminaba. Estuve un día y medio sin comer, hasta que me decidí a caminar”, describe con muecas de otra lucha ganada.

En estos cinco meses, “Manzanita” ya bajo 58 kilos. Le quedan por bajar otros 13, en esta primera etapa, para llegar a los 160 kilos. “Tengo que llegar a 160 kilos. Ese es el peso y el diámetro para poder entrar en el tomógrafo, porque lamentablemente los equipos no están preparados para los obesos”, señala.

La operación

Cuando Hugo llegue a los 160 kilos, se le practicará una tomografía para ver su problema en la cintura, porque siente mucho dolor. Luego, comenzará un tratamiento para ser intervenido quirúrgicamente. Se le practicará un bypass gástrico.

La operación es una técnica en la cual se deja un pequeño estómago, que se conecta directamente al intestino delgado. “Me eliminan el estomago. Después, tengo que seguir cuidándome toda la vida”, comenta.

Hoy “Manzanita” puede planificar un futuro y proyectar su nueva vida en familia.

Es una historia de fortaleza, de pelearla día a día. Hugo esta enfermo y no baja los brazos. Se levantó para combatir, quiere vivir y se sacrifica a diario junto a su familia.

Hugo esta de pie y sigue dando batalla…

 

Fuente: www.canal2tv.com.ar