Taller para crear “ayudas técnicas” para las personas con discapacidad

En la mañana de este lunes, se llevó adelante un interesante taller en el Hogar “Arco Iris”, que apunta a crear elementos que ayuden técnicamente a las personas con discapacidad, y de este modo, a mejorar su calidad de vida y recuperar autonomía.

Tiempo atrás, la dirección de Desarrollo Social tomó contacto con Mario Aguilar, integrante del Centro de Tecnología para la Salud, las Personas con Discapacidad y las Personas Mayores, que pertenece al INTI, con el objetivo de empezar a trabajar con programas que realicen ayudas técnicas para las personas con discapacidad.

“El INTI crea tecnología y la transfiere -que no vende ni fabrica- articulando con el sistema educativo, con las Oficinas de Empleo o con el Área de Discapacidad; a través de capacitaciones para las personas de mayor vulnerabilidad, ya que son elementos y herramientas que no tienen casi costos”, comenzó explicando la coordinadora de la Oficina de Empleo local, Gisela Tissera.

En relación al proyecto que ya se ejecuta en la ciudad, la coordinadora indicó: “Hace ya varias semanas que venimos reuniéndonos. Tomamos contacto con Fabián Arcando, que ha dictado varias capacitaciones en la Oficina de Empleo y porque es docente de las escuelas técnicas. La idea es empezar a trabajar con estas ayudas y hoy es la primera prueba piloto, para mostrarles las herramientas que se pueden realizar, que nos puedan decir que están necesitando desde su mirada y de ese modo, trabajar sobre eso”.

Por su parte, la directora del “Arco Iris”, Cecilia Sbrascini, habló sobre la importancia de integrar al Hogar: “Cuando vino la propuesta por parte de ‘Gise’ y Fabián, nos pareció interesante, sobre todo, trabajar en territorio; y que mejor que ver que los residentes, junto con los talleristas y la terapista ocupacional, puedan ir construyendo la necesidad de cada uno, con las cuestiones sencillas y simples de la vida”.

“El residente lo vive como un problema muy grave, cuando en realidad, a veces, con una pequeña ayuda técnica, recupera cierta parte de su autonomía. Además, esto también puede servir y aportar a las personas que tienen discapacidad motora en su casa y que por ahí, con estas pequeñas ayudas pueden mejorar su calidad de vida”, ahondó quien comanda el espacio.

Para cerrar, Tissera manifestó: “La idea es que las capacitaciones y el proyecto sea abierto a la comunidad y que todas las personas que quieran sumarse, puedan hacerlo. A medida que vayamos trabajando, podrán sumarse los hogares de ancianos, alumnos de las escuelas técnicas o quien lo desee. El proyecto, además de ayudar a las personas, puede ser una salida laboral. Desde la Oficina de Empleo se puede formar un grupo para trabajar y realizar estas herramientas”.