“Juanjo” Cura brindó un notable Curso de Técnica Vocal en Sociedad Italiana

En la jornada del sábado, el reconocido cantante, director coral y orquestal, arreglador y compositor, brindó un excelentísimo Curso de Técnica Vocal aplicada al canto en Sociedad Italiana.

“Por amor a voz” se denominó la capacitación llevada adelante por “Juanjo” Cura, que tuvo una duración de nueve horas reloj y contó con la participación de alumnos de la Escuela de Canto que dirige la profesora Mónica Jaime.

“Es un taller en el cual reflexionamos sobre el hecho de la voz y el hecho del canto, que son dos cosas distintas. Una cosa es la voz y otra cosa es el canto. El canto es el arte y la voz es el movimiento muscular que permite la emisión que después llevamos al arte”, le dijo “Juanjo” a www.radioeltrebol.com.ar.

“La idea fue descubrir nuestro cuerpo como emisor de sonidos y cómo esos sonidos luego pueden tener una significación, que es ahí donde aparece el arte. Esa significación artística, que otorga tanto el intérprete, como la persona que lo escucha, el oyente. Sobre eso hemos trabajado”, agregó.

¿Con qué te encontraste en este taller?

“Con un grupo muy lindo de personas que están trabajando muy bien. Desnudando un poco su interioridad y sus problemas con respecto a la emisión, al canto y a la vida. Mucha gente dice que los ojos son la ventana del alma y yo digo que la voz es el sonido de lo que somos. Y a veces, para mejorar ese sonido, tenemos que también modificar eso que somos y cambiar algunas actitudes y algunos pensamientos, sobre uno mismo y sobre muchas cosas”, explicó el eximio profesional de la voz.

“Son todos muy afinados y con voces muy lindas. De todas maneras, en un día no podemos hacer demasiado. Nadie aprende a cantar con un curso de un día, ni de dos. Sobre todo porque la emisión es una actividad muscular y como toda actividad muscular, necesita de repetición durante muchos años, para que se asiente, no sólo en la configuración del músculo, sino también neurológicamente”, acotó.

“Se necesita de una tremenda cantidad de repeticiones y cuando uno se “hinchó” de repetirlo, una tremenda cantidad más. Cualquier instrumentista, cualquier cantante o cualquier persona que se dedique a hacer cosas con su cuerpo, siguen pasando las décadas y sigue entrenando. Es algo que nunca se detiene”, finalizó Cura.