SEMINARIO EN CARLOS PAZ – “Estuvo a la altura de nuestras expectativas”

Del pasado sábado y hasta el martes, la Escuela de Karate de Club Trebolense participó de un brillante seminario en la ciudad de Villa Carlos Paz.

El Sensei Raúl Dominio, junto a los alumnos Juan Pablo Silvestro, Loriano Selle y Facundo Navarro, asistieron al “Inoue – Ha Karate Do Shito Ryu Winter Camp”.

“Estuvo a la altura de las expectativas que teníamos y toda esa ansiedad y preparación previa no fue en vano. Para poder asistir a estos lugares tenés que tener un determinado nivel y aprovecharlo. Fueron muchas horas y para eso nos preparamos. Estuvimos en todas las prácticas completas, no nos perdimos ni una sola. Muy cansados, pero contentos y felices por esto”, le comenzó manifestando Dominio a este medio.

Disertantes/expositores de primer nivel

“La profesora japonesa, Mia Nakayama, ya viene de una familia, de una dinastía de Karate de muchísimos años y es tricampeona mundial. El venezolano Antonio Díaz ya es una leyenda, siendo dos veces campeón mundial y siete veces campeón panamericano. Y Douglas Brose, dos veces campeón del mundo y cinco veces campeón panamericano”, destacó el Sensei.

“Son personas que además de todo lo técnico, táctico y físico que tienen, desbordan energía, ya sea en lo espiritual, como en todo lo que tiene que ver con lo humano. Son muy abiertas, muy dadas, que no se guardan nada y que exponen absolutamente todo”, acotó.

“Como yo les decía a los chicos, no nos vamos a dar cuenta ahora enseguida de la importancia y la trascendencia de esto, pero de acá a unos años lo vamos a entender”, puntualizó Raúl.

“Lo de Juan Pablo, Loriano y Facundo es el Combate, como en su tiempo también era lo mío. Y estar con Douglas Brose, es estar con un número uno. Si sos jugador de fútbol, sería como hacer una clínica con Messi y Cristiano Ronaldo o con Michael Jordan o Magic Johnson si sos jugador de básquet. A esos niveles”, continuó.

Una difícil tarea

“Es algo que tiene poca comparación con lo que se ve habitualmente. Se aprendió, se corrigió  y nos hicimos de un bagaje de herramientas y conocimientos impresionante. Ahora, queda una tarea muy ardua de parte nuestra, de transmitirles a nuestros compañeros en el Dojo, con la misma altura, con la misma bonhomía, con la misma voluntad, con el mismo respeto y con la misma responsabilidad con las que ellos nos instruyeron a nosotros en estos cuatro días”, cerró Dominio.